[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 2 de noviembre de 2007

"Flic Story" de Jacques Deray

Si no les confesara que soy una persona exageradamente heterosexual (esta frase no es mía, pero me dan permiso para usarla) pensaría que me estoy enamorando de Alain Delon, quiero ser como él, me da igual el papel que haga de bueno o de malo, lo que son las cosas de la vida esto de alguna manera llega a unirme y comprender más aun a mi desaparecida madre que siempre se confesó admiradora de este señor y ahora después de los años acabo entendiéndola.

Aunque posteriormente lo acabé confirmando la historia apuntaba a estar basada en hechos reales, esto tampoco supone ser garantía de nada, ya que en multitud de ocasiones la realidad supera de largo en interés a la ficción, el cine de policías y ladrones se acaba convirtiendo en una constante dentro de la historia del cine galo, historias al menos atractivas, mejor o peor contadas dependiendo de cada caso.

Para ir comentándolo ya y no demorarlo más debo advertir que está es una de esas en las que se ha narrado de una forma tan correcta, la verdad es que a los que nos gusta el cine negro esto queda un poco excusado, porque al final acaba entendiéndose la película sin problema alguno, pero si que es cierto que las cosas podrían haber transcurrido de otro modo distinto y quizás más satisfactorio.

Se parte de la dualidad que suponen los personajes de Borniche (Alain Delon) y de Emile Buisson (Jean-Louis Trintignant), no hay absolutamente más dentro de la película todo gira en torno a ellos, el resto de actores casi van a ocupar el puesto de figurantes e incluso de meros espectadores, si exagero, lo se, pero es que Delon es como un monstruo que acaba absorbiendo toda la energía de lo que está a su alrededor, incluso la de su propio enemigo Buisson.

La relación entre ambos personajes dentro de la película es algo más que un trato entre policía y asesino, existe un respeto mutuo entre ellos, incluso me atrevo a mencionar que se admiran uno por el trabajo del otro, todo esto lo vamos viendo a medida que avanzan los minutos, ya no es necesario que nos den explicaciones, en este punto es donde me quejo de que hay un exceso de explicaciones cuando ya no las necesitamos.

Aun a costa de todo esto los diálogos son bastante buenos en general, ahora mismo se me viene a la cabeza el que mantienen Paulo (Paul Crauchet) y el mismo Berniche, cuando este primero acaba convirtiéndose en soplón explica, “Me doy asco” a lo que el inspector le responde “Y yo, pero no tenemos elección”, este viene a demostrar que el cometido de unos y otros, independientemente del lado que estén es como si lo hubiera marcado el destino, sin que nada pudieran hacer para cambiarlo.

Una vez más inmersos en el exquisito cine polar francés, de caballeros impecables, de buen vestir y de gustos exquisitos, que no pierden los modales nada más que en las situaciones que así lo requieren, que nunca maltratarían a una dama, salvo que lo requiera la situación, claro que un par de bofetadas o un disparo ponen firme a cualquiera, o al menos eso es lo que intentan demostrarnos.

TRONCHA

1 comentario:

A. E. Vogler dijo...

Gran película "Flick Story" y estupendo comentario. Saludos.