[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 16 de octubre de 2009

"The bat" de Roland West

You can read this text translated into english at: The bat

Lo primero que vino a mi mente en cuanto vi los decorados de la película fue el cine alemán y su concepto de expresionismo, las ubicaciones de los personajes son en entornos increíbles, situaciones donde la arquitectura es la protagonista, el ser humano parece ínfimo al lado de cualquier elemento constructivo. Incluso el director se preocupa de que todo esto así parezca ya que hay ocasiones en que aleja muchisimo el plano para que la persona parezca aun más pequeña.

Uno de los elementos que más me impactó fue el tamaño de las puertas, increíblemente grandes, todo esto era una serie de recursos que utilizaba el cine en sus orígenes, porque no debemos olvidar que estamos hablando de una película muda, al querer dar la sensación de que estamos en una mansión. Pero me da a mi que en este caso se han pasado un poco, de todas maneras es tan solo por se un poco pejiguero y que lo observen cuando estén frente a ella.

La historia tiene cierta fuerza narrativa, incluso hay un constante suspense durante cierto periodo del metraje, lo que ocurre es que al final se cae un poco todo y la resolución final no convence demasiado. Especificando aun más podemos decir que la conclusión de todo es un pelín arrebatada y no tiene mucho sentido, pero aun así hemos disfrutado bastante con las correrías del murciélago y como ha ido manteniendo a todos en jaque de un lado para otro.

La estrategia que el director utiliza para crear ambiente y mantener pendiente al espectador son las esporádicas apariciones del mamífero alado, que todo hay que decir recuerdan mucho a su sucesor Batman. Hay muchos recursos que dan la sensación que posteriormente se usaron en el comic y por extensión cuando este fue llevado al cine, el caso es que como decíamos, para aumentar el climax, West, va añadiendo personajes a la trama para crear incertidumbre y que no sepamos a quien apuntar para saber realmente quien se esconde detrás de la máscara del murciélago.

Porque no, es un recurso tan válido como cualquier otro, incluso que tiene bastante efectividad porque un servidor intuye quien podría ser el ladrón y malhechor alado vestido completamente de negro pero al final consiguen despistarme con las idas y venidas del grupo de una dependencia a otra de la inmensa mansión. Recordándonos a veces a un partido de fútbol de benjamines donde no existe la estrategia y todos corren al unísono como moscas detrás del balón.

Incluso goza de un contrapunto cómico en el personaje de Lizzie (Louise Fazenda), la histérica y sumamente impactable sirvienta que es la que alerta continuamente a todos de las apariciones del murciélago y que su intervención va a resultar definitiva en el tramo final del trabajo. Por otro lado la producción está repleta de efectos visuales, muy primarios por supuesto pero que auguraban una gran intención a la hora de utilizarlos, quien sabe lo que hubieran hecho estos primeros maestros con la capacidad que tienen muchos principiantes de ahora.



TRONCHA