[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

lunes, 30 de junio de 2008

"Las crónicas de Spiderwick" de Mark Waters

Que coincidencia, que de crónicas que ha habido es curioso que haya títulos tan parecidos y que no vengan de los mismos padres, al menos un hecho curioso, quizás para aprovecharse unos de otros algo típico dentro del mundo del cine que viene ocurriendo desde tiempos lejanos, cuando toda esta maquinaria empezó a “rodar”, nunca mejor dicho.

Siempre que voy a ver una película con mi hijo intento retrotraerme a su edad y ver todo desde su prisma, para intentar disfrutar de la manera que lo hace él, es difícil no se vayan a creer, porque él no ve los fallos que veo yo, pero lo que más me gustó en esta ocasión es que cuando le pregunte si se había asustado, me dijo que no, que lo que tenía era miedo y arrebujándose encima de mi seguimos viendo el film, él pasando miedo de vez en cuando y yo intentando entretenerme, ganó él, porque pasó más miedo que yo entretenimiento.

El gran problema de la película es que va a saltos, la historia se intensifica de vez en cuando, si pudiéramos dibujar la película sería una especie de gráfico similar a unos dientes de sierra y la verdad es que las partes valle son bastante hondas, el drama familiar que nos muestran no nos interesa, somos niños y estamos viendo una peli infantil, no queremos ver eso y de la forma tan mal contado como está.

Las escenas que se llenan de trasgos, troles y demás monstruos están muy bien hechas y bastante conseguidas, en ellas si que dan en el clavo, vivimos de forma intensa las persecuciones y las estratagemas de los protagonistas para poder salvar todo un mundo invisible a los ojos del ser humano, que como tantas y tantas cosas tenemos delante de nuestras narices, pero ni siquiera somos conscientes de ello.

La historia tiene cierta originalidad aunque desde el principio presenciemos unos cuantos tópicos de los de siempre, estamos interesados en que vamos a encontrarnos por donde van a ir las cosas cuando de repente se cruza una vez tras otra la problemática familiar de esos niños, abandonados por su padre, llega un punto en que nos hartamos y nos da igual, ni siquiera ya me paré a analizar la cantidad de trampas que a partir de ahí tiene el guión, de todas maneras me doy por satisfecho, porque mi vástago sintió algo, aunque fuera miedo, a mi el miedo ya no me lo da el cine, que envidia me da mi hijo.
TRONCHA

1 comentario:

Psicodeliazombie dijo...

A pesar de los espectaculares efectos especiales y el poderio visual este tipo de cintas no me convence del todo...!!!