[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

miércoles, 3 de diciembre de 2008

"El tercer hombre" de Carol Reed

Hay dos ocasiones en las que es complicado escribir sobre una película, cuando no te ha gustado nada que aunque quieras ponerla a parir casi no sabes como empezar y cuando estas ante una obra maestra, porque tanto se ha dicho y escrito sobre ella que no sabes que comentar para que nadie te acuse de haberle copiado y de estar condicionado por las opiniones de otros, de todas maneras yo lo voy a intentar seguro que me dejo cosas en el tintero e incidiré en otras de menor relevancia, pero la opinión es libre y como tal la practico.

Desde el primer momento podemos distinguir algunos aspectos totalmente claros, si alguien se detiene a mirar los interpretes antes de visionarla verá que entre ellos aparece el gran Orson Welles, en el papel del despiadado Harry Lime, aunque este no aparezca hasta bien avanzado el film, pero de alguna manera está presente en todo momento no solo en el hilo narrativo que gira completamente a su alrededor sino que viendo una imagen tras otra y el posicionamiento de la cámara nos damos cuenta que el ojo del director/actor hollywodiense está detrás del objetivo, con los picados y contrapicados típicos, incluso con primeros planos inclinados muy característicos de su forma de rodad.

Por supuesto que no quiero contar nada de la trama de la misma ya que si alguien tiene la suerte de no haberla visto aun, todavía está a tiempo de disfrutar de algo extraordinario como el que lo hace de algo virginal, sin manipular y que por mucho que pase el tiempo podrá disfrutar, los que la revisionamos seguimos haciéndolo con lo que los que se la encuentren por primera vez imagínense, ya que la intensidad narrativa va de menos a más y logra imbuirnos en ese ambiente de posguerra en la ciudad de Viena como si allí mismo estuviéramos.

El hecho es que la ciudad en si se convierte en un personaje más y sobre todo al final de la misma, las localizaciones son extraordinarias y por supuesto el mayor acierto es el montaje, sin un montaje tan audaz como el de esta obra probablemente el resultado final no alcanzaría la gran altura a la que llega, no tengo que decirles que aquí está también la atrevida y original mano de Wells, con esto no quiero dejar de lado a reed que también tiene su parte de culpa de hecho él es quien la firma su trabajo por el contrario es más serio y correcto por tanto está más dentro de los cánones de la época.

El pero de la interpretación recae sobre Joseph Cotten (Holly Martins) inconmensurable en su actuación de alma perdida que busca un rumbo para la nave de su vida lo que no queda muy claro es si ha elegido el lugar correcto para conseguirlo, a su lado el personaje de Aida Valli (Anna Schmidt) que en mi opinión es el más flojo de todos, se trata de la belleza de la película, su misión es la de agrietar corazones con su físico y la cosa se queda ahí poco más vamos a sacar en claro de ella.

A veces las leyendas o pequeñas historias que llevan aparejadas las realizaciones son muy interesantes y como tal contarles que el mismo Carol Reed en uno de sus paseos, parece ser que por Atenas encontró un músico de la calle de los que después de actuar pasan el sombrero para recaudar algunas monedas, este escucho la melodía que el pobre tañía con su cítara le indicó su deseo de incluirla como banda sonora de la película creando así una de las más conocidas tonadas de la historia del cine. También las malas lenguas comentan que Alida Valli, se le "escapó viva" al grande de Orson.


TRONCHA

5 comentarios:

babel dijo...

Peliculón imprescindible. Dicen que fue elegida como la mejor aportación británica al mundo del cine, y posiblemente con motivos, porque decir obra maestra es poco, esto es ya una leyenda.

Saludos!

Guillermo dijo...

Fantástica obra maestra, catalogada como la mejor película de la historia.
Para mí por poner un pero, me parece demasiado técnica.
Saludos!!

Ramón Ramos dijo...

Sensacional película cuyos 3 pilares fundamentales considero que son la música, el juego de luces y sombras por las calles y la presencia de Orson Welles.

Saludos,

Jefe Dreyfus dijo...

clasicazo! no hace mucho hablamos de ella en el quesito!

darkerr dijo...

Una de las mejores peliculas de todos los tiempos, no sólo es muy buena sino que sus personajes se me hacen entrañables, recuerdo al que hizo Joseph Cotten, tremendo soñador. Y es cierto lo de Alida Valli, es un personaje flojo se podria decir, pero esta en ese final inolvidable.