[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 12 de diciembre de 2008

"El halcón maltés" de John Houston

A veces tengo la sensación que el mundo se para en algunos aspectos llegadas ciertas épocas las cosas pierden su originalidad y nada es nuevo, todo tiene una base, por lo que lo que nos parece a primera vista no es tan novedoso si lo analizamos más a fondo, la película está basada en la obra homónima de Dashiell Hammett, esta se adaptó al cine, no es un guión original como no lo son la gran mayoría de los de todas las películas pero esto tampoco las resta interés, esto simplemente viene a aclarar a mucha gente que considera originales a muchos films que ya tienen una base en el pasado convirtiéndolos en un remake e incluso una base literaria como es el caso.

La película está dentro del más puro cine negro de todos los tiempos, ese tipo de cine que nadie debería perderse, fuente de sabiduría e influencias para posteriores producciones, las que nos muestran un mundo totalmente distinto aunque paralelo al de la vida normal que llevamos el resto de los mortales, son ese tipo de personas y sobre todo personajes que parece que han vivido muchas situaciones difíciles y que debido a esta experiencia saben salir de ellas.

La realización es una exaltación total del personaje del investigador Sam Spade (Humphrey Bogart) es muy probable que el personaje elija esa profesión porque realmente es incapaz de ser policía su forma de actuar y ver la vida no es la de un agente de la ley, el desarrollo que Huston hace del personaje es espectacular, tendríamos una buena batería de adjetivos para definirlo, de hecho toda la historia y el conjunto de la película gira en torno a él, es el centro de esta especie de universo fílmico.

Spade es cínico porque incluso sabiendo que derroteros van a tomar los hechos parece ajeno a ellos e incluso da la falsa apariencia de que no le importan, es un hombre de hielo que no se derrumba ante nada, ni siquiera el asesinato de su socio Miles Archer (Jerome Cowan) logra que su conciencia se tambalee, es una persona que tan solo atiende a sus principios, los ha forjado durante toda una vida y su trabajo le ha costado, ahora nadie puede venir y echarlos abajo.

Por supuesto que no es el hombre perfecto a veces es el más justo sobre la faz de la tierra y en otras ocasiones da la sensación de oportunista cuando vemos que es capaz de cualquier cosa por una suma de dólares no demasiado elevada, la verdad es que no hace distingos ante ambos sexos, si tiene que ridiculizar a alguien ya puede ser mujer o hombre lo va a hacer, su código de honor le permite respetar incluso a la más ruin de las personas, pero algo hay que tener siempre presente que quien se la hace se la paga.

Bogart borda el papel algo que es habitual en el fantástico actor, parece hecho a su medida, algo que no sería de extrañar de hecho es lo que se pretende en todas las producciones, el resto de actores giran en torno a él, de entro los cuales podríamos destacar el personaje de Joel Cairo, interpretado por el singular Peter Lorre, con unos simpáticos rizos que si mal recuerdo no volveremos a ver en ninguna otra de sus actuaciones.

La trama da más giros que una noria, todos ellos lógicos y sin trampas, los hechos acontecen en el momento adecuado, solamente decir que al principio si que parece que las cosas se precipitan demasiado y vemos que todo va bastante acelerado, de esta manera se va creando una especie de nudo gordiano donde es prácticamente imposible encontrar un cabo para desenredarlo, por supuesto el único capaz de hacerlo es nuestro extraordinario Sam Spade.

La sensación que tenemos al ver el film es que no debió tener un gran presupuesto o por el contrario no hizo falta que este fuera elevado, igual estoy en un error y los emolumentos de los actores ascendieron mucho, pero en cuanto al tema de localizaciones y decorados no es que haya un derroche espectacular, para ser francos no es necesario, las reuniones de los variopintos personajes que se producen en los distintos interiores gozan de tal fuerza que no necesitan de ningún ornato adicional.

TRONCHA

4 comentarios:

ethan dijo...

"El material del que están hechos los sueños".
Las rejas del ascensor anticipan la cárcel a alguien al final de la peli.
Como sacar de quicio a un matón que te persigue.
Y muchas más cosas. Todas me encantan...

babel dijo...

Qué grande Houston, y El halcón maltés todo un referente del género negro. Imprescindible.

Saludos!

Fantomas dijo...

Una de mis películas preferidas. Huston se caracterizó por construir verdaderas joyas cinematográficas.

Saludos.

Guillermo dijo...

Una auténtica obra de arte, que todo buen aficionado no debe perderse.
Está entre mis favoritas, ya ha caído en mis redes varias veces.
Saludos.