[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

miércoles, 21 de marzo de 2007

"Final Fantasy: La fuerza interior" de Hironobu Sakaguchi

Desde que se introdujo el ordenador en el cine, la verdad es que hemos visto escenas que hasta ese momento se nos antojaban como imposibles, realmente donde a mi se me antoja que el avance ha sido mayor es en el campo de la animación, por supuesto que par realizar una película de este tipo, hay que realizar muchas horas de trabajo, que se lo digan a los antiguos dibujantes de la factoría Disney, la de lápices que debieron afilar para concluir sus trabajos, ahora con el ordenador es más fácil, esto no quiere decir que sea sencillo del todo.

Final Fantasy, parte de la idea de un videojuego, con lo cual mayor razón para utilizar al cien por cien el ordenador para su confección, reconozco con todo esto que el trabajo debió ser impresionante para hacer un largometraje de dos horas y no solo eso sino los estudios previos de movimientos y acciones en personas de carne y hueso para posteriormente reflejarlos en el disco duro de los creadores y que de alguna manera vuelvan a tomar vida en los personajes digitalizados, pero que todavía no gozan de una soltura tal como la humana.

El esfuerzo realizado para la ejecución de la obra no justifica el que esta sea buena, el gastar muchos recursos o dinero no la hacen buena, más bien pasable, de sobra es sabido que hay historias buenas hechas con poco dinero y que rozan la categoría de obra maestra. Donde la realización realmente cojea es en la historia, cuando estamos enfrente nos damos cuenta que estamos ante lo de siempre un planeta tierra totalmente devastado, en manos de entes no corpóreos.

Ante todo este mundo donde el ser humano se refugia en pequeños reductos, aparece la idea de la salvación, que viene de la mano de la comunidad científica, constantemente enfrentada a los militares, partidarios casi siempre de solucionarlo todo por la vía rápida. Y todo ello aliñado con la consabida y recurrente historia de amor, representando a este como fuerza universal capaz de conseguir cualquier cosa por imposible que nos parezca.

La idea principal de la historia si que parece más interesante, los científicos creen en la existencia de una especie de fuerza interior que está dentro de todos incluso de los elementos invasores y destructores, lo único que hay que hacer es armonizar dicha fuerza y conseguir el equilibrio entre el bien y el mal, por supuesto que todo queda ahí, no se ahonda más, y que aun pareciéndonos que Gea sea algo original del film, tampoco es algo nuevo que se lo pregunten al mismo Adolf Hitler, a Luke Skywalker o a los defensores de Gaia, pues eso que no conviene que seamos muy escépticos porque a lo mejor haberla, haila.

TRONCHA