[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 10 de julio de 2009

"El luchador" de Darren Aronofsky

You can read this text translated into english at: The wrestler

Como personas que son, cada director tiene una serie de gustos, no podría ser de otra manera, a veces se empeñan en ir contra natura para pasado un tiempo volver al mismo punto de partida o en concreto a hacer lo que realmente les gusta, supongo que esto podría definir a Aronofsky. Cuando se trata de hacer un determinado tipo de cine, este señor en mi opinión lo acaba clavando, con historias no tan lucidas ni con demasiado glamour sino más bien todo lo contrario.

A lo que me refiero es que el director retrata como pocos el mundo de la miseria, de los que han sufrido un revés de la vida, los que vivieron tiempos mejores y por supuesto que supieron aprovecharlos, pero se olvidaron que nada es eterno y nunca tuvieron en cuenta el futuro. Se dedicaron a vivir el presente y esto trae unas consecuencias que son las que acaban pagando tanto a nivel económico como a nivel personal, esta casta de venidos a menos son los que reciben mejor trato en su tipo de cine.

Estamos ante una historia de contrastes, situaciones que a cualquiera se le pueden presentar en la vida y que de hecho la que vemos en la pantalla podríamos extrapolarla a cualquier ámbito de la nuestra, personas que el mundo les acaba castigando y que se sienten perfectamente en su entorno. En el caso de nuestro protagonista Randy "The Ram" (Mickey Rourke) el mundo de la lucha que le da todo o sea lo poco bueno que hay en su vida, en cuando sale del cuadrilátero casi nada merece la pena, por mucho empeño que ponga en cambiar y de alguna manera intentar recuperar el tiempo perdido.

Uno de los apoyos que encuentra la fantástica interpretación de Rourke es el personaje de Cassidy (Marisa Tomei) una stripper en la que la vida ha ido dejando su huella y que vivió tiempos mejores. Resignada a lo que hace porque no tiene otra opción para criar a su hijo, una vez más estamos ante la típica dualidad en la que un personaje vive dos vidas a la vez y totalmente contrapuestas la una con la otra, ángel por el día y demonio por la noche.

El guión no requiere un estudio profundo, porque si rascamos demasiado corremos el peligro de crear un gran agujero, no tenemos una narración para nada novedosa, si que es cierto que nos acaban interesando algunos aspectos de la "trastienda" que hay en el mundo del wrestling. Algo que podíamos imaginarnos pero que en distintas escenas queda reflejado perfectamente la decrepitud a la que puede llegar un ser humano, aseguro por tanto que con este poco y la gran interpretación de Rourke, que no la de la Tomei, se salvan los muebles y poco más.


TRONCHA

2 comentarios:

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Buenas, Troncha.

El otro día me la recomendó un colega también. Ya me sonaba esta cinta, pero no sabía que era de Aronofsky, lo cual la hace más de mi interés.

En fín, me la apunto.

Alejandro the Kitsune-san dijo...

buena pelicula

las peliculas que tienen muchos lugares comunes siguen funcionando si hay una gran actuacion

saludos