[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

miércoles, 15 de julio de 2009

"El lector" de Stephen Daldry

You can read this text translated into english at: The reader

Con esta última producción doy finalizado mi periplo personal sobre las obras que se han competido o han sido seleccionadas para los oscars de 2009, quedan algunas pendientes, pero o bien no se han estrenado o no me apetecía absolutamente nada verlas y mi encuentro con ellas será en un futuro lejano o no. Ahora es cuando realmente uno se queda con la perspectiva real del conjunto y puede asegurar que la edición de este año ha sido justa.

El primer debate que ha surgido sobre el film es que a algunos de los de mi entorno les ha gustado mucho y a mi no me parece una película de una redondez absoluta, hay puntos en donde se siembra la duda y las cosas no tienen la nitidez que deberían dando lugar a una interpretación similar pero con distintos matices. Por contra hay partes en las que Daldry nos trata un poco como a niños, revisita la filmación para a través de imágenes ya vistas volvernos a contar cosas que ya nos hemos dado cuenta, porque tontos no somos.

Impresiona la profesionalidad de Kate Winslet, merecedora de la estatuilla, lo que ocurre es que me quedan ciertas dudas de como se perfila su personaje de Hanna Smithz, es un ser muy primario y no me estoy refiriendo a su analfabetismo, que por supuesto que puede condicionar a una persona. Pero es complicado creer que alguien tenga tal cerrazón ante algunas ideas y que su longitud de miras sea tan corta, estas características hacen dificilmente creíble el personaje, que no la interpretación del mismo.

Del resto de interpretes poco se puede decir que sus trabajos no son demasiado relevantes, el de Michael Berg (David Kross y Ralph Fiennes) no nos dice mucho, debería haber sido el acompañamiento de Hanna pero no es así, queda bastante por debajo. Lo que nos complica la existencia a la hora de entender ciertos sentimientos como apuntaba anteriormente, aun así la frase que le define sería como le afecta auno que lo que más quieres en este mundo de repente se vea convertido en un monstruo a tus propios ojos y a los del resto del mundo.

La historia nos resulta interesante en todo momento, quizás en algunos puntos llega a dilatarse un poco más de lo necesario, pero sin resultar desagradable en ningún momento. Se mantiene un correcto ritmo en todo momento y en mi opinión este se rompe cuando debe, la cámara cuida muchísimo algunas imágenes sobre todo las de cama de la Winslet, siempre hay una excusa visual para no mostrar más de lo debido, esto resulta un poco mojigato en ocasiones

Para mi hay un fallo grandísimo en el film, achacable a la dirección artística, pero que estoy completamente seguro que se cometió a sabiendas de que así era, por supuesto que ello dice bien poco de los responsables de la producción que lo harían porque se consideran el ombligo del mundo, denme su opinión. Si estamos en Alemania occidental, los personajes son alemanes y no salen del país en ningún momento (así lo narra el film), porque su comunicación escrita a través de cartas es en inglés, porque los libros que leen están escritos en inglés, por favor seriedad, que con un subtitulillo debajo esto se había solucionado, pero no tengan estos detalles tan feos.


TRONCHA

1 comentario:

Asterión dijo...

Lo del idioma es un punto que siempre me choca, pero me choca igual que hablen inglés en cualquier parte del mundo en todas las películas.

En cuanto a la película en sí, dentro de los Oscar, para mí esta era la que merecía ganar. Daldry va demsotrando, con ya tres películas, su calidad y consistencia.

Uno de los puntos mejor logrados, es precisamente la incapacidad de Hanna para ver más allá de los reglamentos. Precisamente, como una persona de pocas luces, no logra concebir sus actos si no es porque se apegaban a aquello que se le había indicado debía hacer.

Esa actitud no es muy diferente de todos los burócratas, que siempre dicen que ellos no pueden hacer nada, porque tal o cual función le toca a otro compañero, y son incapaces de ver más allá de sus narices.

Esto además plantea un dilema moral: ella solamente cumplió su deber. Terrible noción, pero por ahí se cuela.

Saludos.