[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 23 de enero de 2009

"Diamante de sangre" de Edward Zwick

El cine denuncia tiene muchísimos ejemplos a lo largo de la historia, incluso si no tenemos cierta inclinación por preocuparnos por un tema concreto o lo desconocíamos hay veces que ver un determinado film, puedo provocarnos cierta curiosidad que haga que redundemos más en el tema, y que acabemos implicándonos de forma personal; sinceramente el tema de los diamantes, su comercialización, extracción y distribución no me era desconocido, por tanto el sentido de sensibilidad que el film pretende en mi caso no surtió efecto.

Me parece algo tan hipócrita que el mundo occidental haga ciertos actos y que no se de cuenta todo lo que ello conlleva que si esta película sirviera de algo para cambiar esa dinámica, conseguiría parte de su cometido, el caso es que la forma de presentarlo ante mi particular visión no me parece del todo correcta, insisto en que debería darse mucha más “caña” al mundo occidental y no volcar todo sobre el tercer mundo, como raíz de la cuestión vale, pero como gran culpable lo somos nosotros, el primer mundo.

El enfoque del film como ya comente antes es un punto de vista de denuncia total, pero por supuesto con aditivos y colorantes, no es oro todo lo que reluce, Zwick intenta darnos todas las visiones posibles sobre el problema desde los distintos personajes, para empezar estaría el de Salomón Vandy (Djimon Hounsou) que es el mejor y más creíble de todos y por supuesto el que destaca por su interpretación, representando al pueblo oprimido y obligado a trabajar de por vida en los yacimientos, Maddy Bowen (Jennifer Connelly) es la típica periodista que no repara en riesgo para conseguir al noticia, personaje de muy poco fuelle que carece de peso y por tanto queda desdibujado totalmente.

Por último tenemos al protagonista Archer (Leonardo DiCaprio), reconozco que con el tiempo va avanzando en sus interpretaciones este jovencito, pero es el personaje menos interesante, el menos fiable y en definitiva al que más se intenta cuidar, ya que recibe una redención al final de la película que nadie se cree, representa a la codicia del mundo occidental, la gente sin escrúpulos que solo le interesa comerciar con las piedras preciosas y que cuanto más margen obtenga con ellas mejor.

Casi la totalidad de los diálogos están centrados en explicar la situación que se vive en torno a este mercado y los intereses que suscitan en las personas independientemente de l situación en que se hallen, lo que ocurre es que yo me quedo con la sensación de que el realizador abusa del conflicto, no explica los motivos que lo sustentan, le importa más ponernos en medio del fuego cruzado de balas y explosiones de ambos bandos, más que intentar dramatizar con ciertas escenas, la acción se sobrepone sobre los sentimientos.

En resumen y para ir acabando, la película se me pasó sin pena ni gloria, no llegando a traspasar la pantalla, no me sensibilizó demasiado con la causa, me parece tan políticamente correcta que me deja frío, creo que faltan bastantes cosas para que todo llegara a buen termino, se acaba convirtiendo en más previsible según avanza la acción, fíjense si le faltan cosas que yo que no defiendo para nada las escenas de cama en el cine, me da la sensación que falta una que estaba cantada ¿O no tengo razón?

TRONCHA

3 comentarios:

Alejandro the Basilisk dijo...

coincido
esta pelicula es desastrosa

la llaman humanitaria y que quiere "denunciar" que los pobres negros sufren

pero solo es para vender entradas y que di caprio sea el actor principal lo demuestra

saludos

Jorge - cinenovedades dijo...

La verdad y para ser sincero, no coincido en absolutamente nada con tu reseña. Edward Zwick es un muy buen director, y por lo general, cuando se mete con temas específicos, suele dar grandes películas. Lo hizo con "Glory", lo volvió a hacer con la fantástica "The Last Samurai" y lo volvió a confirmar una vez más con "Blood Diamond". Creo que el cine es arte, y también es denuncia, y creo que Zwick convinó las dos cosas de forma impecable. Creo que este tipo de películas son necesarias en el mundo del cine, y no veo mal que busquen un lucro en taquilla (de hecho no creo que sea ningún crimen que un filme busque una buena recaudación, raro sería que una cinta se ponga como meta el fracaso comercial). Pero más allá de eso "Blood Diamond" funciona excelentemente como película de entretenimiento y como documento de denuncia, gracias a una impecable dirección y a una actuación muy buena de Leonardo Di Caprio.
Saludos!

Anónimo dijo...

A mi me a paresido jenial la pel.licula.
Pero creo que deberia aber menos tireteos.Pero la berdad esque es la realidad de lo que viven muchus paisos Africanos y pudo decir k jo soy africano i ma dolido mucho como murieron esos niños.
gracias