[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

miércoles, 10 de octubre de 2007

"La sombra de un gigante" de Melville Shavelson

Hay películas que como no sabes siquiera de que van te embarcas en su visualización cuando por ejemplo lees una breve sinopsis de las mismas o te enteras muy a grandes rasgos de que va la historia, otra cosa es que luego atiende a lo que hemos averiguado, este es para mi uno de esos casos ya que la historia está basada en hechos reales como desde un principio quedamos avisados y versa sobre la constitución de Israel como estado independiente reconocido por la ONU.

Insisto en que esto fue lo que más me atrajo, aparte que parecía que el plantel de actores acompañaba, estaba claro que me había situado enfrente de una de esas producciones americanas que nos enseñan una adaptación de un pedazo de historia en negativo y que ellos van a ir coloreando, permitiéndose coger de la paleta el registro cromático que les apetezca.

Suponiendo de partida la historia como interesante, no acabamos con esa sensación cuando llegamos a su conclusión, creo que el director se equivoca de lleno, llevando la historia al terreno personal de protagonista el coronel “Mickey” (Kirk Douglas) basando toda la narración del film en sus experiencias amorosas y en los distintos acontecidos que le ocurren cuando está combatiendo en la segunda gran guerra.

Pocos son los momentos y de una manera somera en los que vamos a tener sensación realmente palpable de la situación del pueblo israelí, el cual se ve ante la encrucijada en la que cuando sea independiente va a ser arrojado al mar por cualquiera de los cinco países árabes que tienen frontera con él, la sensación que dan en el film los israelitas es poco menos que está en una continua fiesta y que si que les preocupa su futuro, pero tampoco vayan a pensar.

Por supuesto que el largometraje toma partido totalmente a favor del recién formado estado, eso si que está claro, ya que nos muestra las migraciones de judíos desde todas las partes del mundo que han sufrido los horrores de los campos de exterminio nazis, los ingleses reciben una collejita por su gestión de la situación justo hasta antes de la independencia, por otro lado los supuestos invasores árabes me resultan muy cómicos se dedican de hecho me acababa desternillando con el personaje de Abou Ibn Kader (Topol), y el ejercito israelita a veces dan la sensación de ser una pandilla de algún barrio de Nueva York o Chicago que va a acabar a navajazos con otro grupo de coetáneos suyos.

TRONCHA

2 comentarios:

jose guillermo dijo...

hola troncha te vuelvo a encontrar en el directorio de blogs hispanos.
un saludito.
jose guillermo disemdi.

BUDOKAN dijo...

Me causó un poco de gracia con lo que dices sobre que los israelíes parecen una pandilla neoyorkina porque es realmente así. Creo que estos films por ese punto llegan a ser un tanto divertidos. Saludos!