[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

lunes, 29 de octubre de 2007

"Bienvenido a la casa de muñecas" de Tod Solonz

Vaya época aquella en la que estudiábamos de pequeños, a quien no se le viene a la mente en alguna ocasión aquellos años, aquellos injustos y castigadores 80, para algunos maravillosos y para otros no tanto, los personajes que cada uno teníamos en aquel entorno acaban siendo comunes con el resto de conocidos, el clásico macarra, la chica guapa, el que no era muy listo o más bien tonto, etc. Incluso después de analizarlo pasado el tiempo da la sensación de que aunque éramos cortos de edad, creábamos una especie de mini sociedad perfectamente jerarquizada, que en ningún momento esperábamos que los adultos comprendieran.

Solonz se mete de lleno en este mundo a través del personaje de Dawn (Heather Matarazzo), una muy poco afortunada jovencita que es rechazada por su entorno escolar y familiar, lo que la lleva a tomar decisiones equivocadas en su intención de luchar y encontrar donde está sus sitio en la vida, aunque al principio sus pretensiones serían convertirse en una chica popular, al final en mi más sincera opinión pienso que se hubiera conformado con ser una más del montón.

A través de la acertada banda sonora nos hace un recorrido con las crueles y humillantes situaciones que atraviesa la adolescente que para mayor error suyo se enamora de Steven (Eric Mabius) más mayor y maduro que ella aunque estaría dispuesta a cualquier cosa con tal de que él la hiciera caso, y de esta manera conseguir que el resto de alumnos del Benjamin Franklin le profesen respeto, aun así llega a tener una confusa relación con Brandon, el “malo” de clase (Brendan Sexton III) al que intenta llevar por el buen camino.

Curiosamente Dawn ante la amarga vida que le toca vivir en todos los aspectos de su existencia, intenta luchar constantemente, tiene una sensibilidad mayor que el resto para darse cuenta de las cosas, según su prisma el resto parecen ciegos, no ven nada aunque se cruce un elefante por delante de sus narices, pero ante la adversidad lo intenta, aunque al final de forma indirecta cometa el error que provoca el dolor de la familia, pero que en realidad no va a cambiar nada y va a dejar todo como esta.

El film llega a tocarnos la fibra ya que lo que intenta el director es que busquemos al menos una analogía con nuestra vida estudiantil, pero siendo sinceros es increíble que ciertas situaciones se den en escuelas de grado medio y superior, no solo de Estados Unidos, porque aquí también ocurre y con más frecuencia de la que debería, en este plano de denuncia me parece muy acertado el largometraje.


TRONCHA

4 comentarios:

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Hola Troncha.

Esta película me encantó, pero cuando probé con otra de Solondz, “Happiness”, me dejó frío, frío. La consideró vulgar y de un mal gusto innecesario: provocación vana y sin fondo. Pero “Bienvenido a la Casa de Muñecas” es diferente. Muy bueno ese retrato infantil-juvenil, y los follones en que se mete la protagonista, y porque, por la mala pasada que le juega su inteligencia y sensibilidad, discordante con su ambiente social estudiantil, de que no puede sustraerse. En un entorno al que se está ligado, la inteligencia no es barrera cuando uno está rodeado de palurdos.

troncha dijo...

Hola Irian, supongo que espectante por el festival de cine fantástico que esta ahi mismo.
Pues yo pienso a veces que la inteligencia puede ser un problema en determinados entornos, creando complejos y llegando a ser discriminado por ello.

Saludos...

BUDOKAN dijo...

Si bien no soy muy amigo de este director reconozco que es bastante original y que a veces logra captar mi atención. Igualmente su crítica es muy buena. Saludos!

Squareta dijo...

Yo he visto un par de peliculas de este director y hasta ahora no me ha defraudado. Es cierto que "Happiness" es una pelicula bastante fuerte, pero yo no le diria vulgar. Puede ser un hecho cierto que él quiere reflejar. "Bienvenido a la casa de muñecas" es mas sutil en ese aspecto, y sin juzgar cual es mejor encuentro que ambas merecen ser vistas