[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 15 de enero de 2010

"Gas-oil" de Giles Granger

You can read this text translated into english at: Gas-oil

Cuando nos disponemos a ver una película y de repente durante los títulos de crédito escuchamos cierta tonadilla, podemos ser capaces de adivinar que tipo de película e incluso de que nacionalidad, es difícil demostrarlo aquí con palabras peso si les digo que cierren los ojos e intenten imaginarse música que sale de un acordeón con "tiri-tiri" muy característico estarían ante una producción francesa de las de hace años, no se si me he explicado o todo lo contrario.

Gas-oil, es una película pequeña que cuenta una historia relativamente cotidiana, de alguna manera cercana, de esas historias que demuestran que a cualquiera le puede ocurrir algo parecido en su vida. Por supuesto que al final del todo los valores verdaderos, o al menos los propios de la época de la producción son los que van a triunfar, no cabe la posibilidad de que quien intenta estar por encima de la ley o fuera de lo establecido por la sociedad y que triunfe.

En este caso el realizador nos introduce en el mundo de los camioneros, nos da un punto de vista de su sacrificado trabajo y que a pesar de todo llevan lo mejor que pueden, les ha tocado esa parte y se resignan a ello. La verdad es que la descripción cinematográfica inicial del día a día del protagonista Jean Chape (Jean Gabin) es bastante curiosa, la cámara sirve de instrumento para mostrarnos la magnificencia de las maquinas que tienen que conducir a diario, se nos muestran desde un plano muy bajo dando sensaciones mastodónticas.

La historia desde el inicio se plantea desde dos vertientes, la anteriormente mencionada vida de los camioneros y por otro lado de repente aparecen unos tipejos que cometen un robo, asesinando a los ocupantes de un vehículo. El caso es que no hay que ser demasiado avispado, ni haber visto cine en exceso para darse cuenta de que de una manera u otra ambas tramas, van a acabar confluyendo, mimetizándose de tal manera que queda todo en una.

El problema está justo a la hora de dicha unión, la forma de enlazarlas no es la correcta bajo mi punto de vista, la situación en general se ve un poco forzada. Hasta confusa, porque hasta bien pasado un rato quedamos un poco desubicados de todo lo que ha ocurrido, no sabemos porque nuestro protagonista, el gran Gabin, se ha visto en todo este embrollo.

Aun teniendo una historia con miras y pretensiones modernas, algo que por ejemplo en el cine de nuestro momento no hubiera tenido cabida, porque los señores censores, defensores de la moral se hubieran cuidado muy mucho de evitar que viéramos. Aun así como decía la historia da poco de si, esta desaprovechada, pero pienso que hay que verla, quizás a ustedes les parezca más de lo que es, aun así desde aquí debido respeto, aunque no nos callemos sus defectos.



TRONCHA