[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

miércoles, 29 de octubre de 2008

"El cerco" de Miguel Iglesias

Cuanto más meto las narices en el cine negro y policíaco español de la década de los cincuenta y sesenta me doy más cuenta de lo poco objetivos que hemos sido en nuestro país con nuestras propias cosas, no entiendo porque a estas obras no se les ha dado mayor difusión y porque por el contrario hemos tenido que estar tragándonos basuras tan grandes como las de la época del landismo, señoras y señores el cine español es mucho más que todo esto, hubo un grupo de directores que intentaron hacer algo distinto y serio, lleno de dignidad.

Miguel Iglesias fue uno de aquellos realizadores que pese a las trabas que la situación política imponía intento hacer un tipo de cine distinto, al menos en el ejemplo que ahora acometemos, pueden tildar su trabajo de que no es muy original, de que la fórmula se ha visto en algunas otras obras de cine americano, pero quizás el mérito este ahí, en intentar españolizar dicha situación y demostrar que tanto aquí como allí se pueden dar historias similares.

Cinco atracadores deciden apoderarse del dinero de la caja de una fundición, por unas circunstancias u otras las cosas no salen bien del todo, este es el principal motivo de que la narración se desarrolle de la forma tan trepidante como lo hace, casi dejando sin aliento a sus protagonistas, en una fuga que más bien se convierte en un sin vivir y nunca mejor empleado el símil, el metraje es de tan solo setenta y siete minutos, pero les aseguro que no tiene desperdicio.

Destaco la persecución de algunos de los malhechores, sobre todo un par de ellas en las que de una pareja de “grises” (apelativo que se le concedía a la policía nacional en aquella época, derivado del color de su uniforme) le dice a un taxista la mítica frase: “Siga a ese taxi”, en plan Chicago años veinte, las continuas subidas y bajadas a tranvías y otros medios de transporte para poder romper ese cerco que se les ha impuesto, cada cual por su lado.

La eficacia de la policía no se pone en duda en absoluto ante tal afrenta, reseñable es que para acentuar esta perspicacia siempre ocurre que los ladrones no están fichados lo que dificulta las cosas, pero no se preocupen que su inteligencia solventará los escollos, aunque cuando quieran hacerlo yo ya casi he cogido el lado de los malos y me he puesto de su parte, quiero que se escapen, como me pasa siempre con los fuera de la ley de las películas de mi amado Melville.

No hay que olvidar en absoluto que estamos ante gente sin escrúpulos que ha cometido un delito, eso si lo hace con hombría a cara descubierta, nada de máscaras, con una violencia que se me antoja excesiva para la época, por expresarle de forma comprensible para todos, hay mucho tiro y mucho muerto, algo no habitual para en aquellos años, pero si me lo permiten la época va a determinar el final, no voy a desvelarles más porque merece que la vean y que se den cuenta de lo que nos perdemos por culpa de un grupo de interesados.


TRONCHA

5 comentarios:

Los Burgomaestres dijo...

Efectivamente, "El cerco" es una película magnífica. Su pulso narrativo, su rigor, su efectividad nada tienen que envidiar a las virtudes análogas que se reconocen en las mejores obras del cine americano o europeo. En cuanto a la labor de los actores, cabe calificarla de sensacional, con un José Guardiola impresionate, idóneo para el papel, a quien, por desgracia, al espectador español le hemos podido ver poco, habiendo de conformarnos, la más de las veces, con oír su magnífica voz, como doblador.
Ya que te ha gustado esta película, me permito recomendarte "Camino cortado", de Iquino, "Distrito quinto", de Julio Coll, o "Apartado de correos 1001", de Julio Salvador, o "El salario del crimen", de Julio Buchs (por citar algunos ejemplos de directores distintos). Pero bueno, son muchas las películas españolas, del género negro, que vale la pena reivindicar de aquellos años 50 y primeros 60.
Saludos y enhorabuena por el blog.

elprimerhombre dijo...

Pues no la conocía y es que no conozco nada del cine negro español de aquella época. Tendré que empezar algún día, ¿no? Y refiriéndome a su estimación por Melville, hace unos años vi El silencio de un hombre (El samurai) y me decepcionó porque no me creí el personaje de Alain Delon (y eso que me encanta este actor). Sus posturas con la gabardina y su presencia no me daban autoridad, al revés, me parecía que le quedaba ridículo el vestuario. Con todo el respeto al señor Melville (tengo ganas de ver El círculo rojo o El confidente), es mi simple punto de vista. Un saludo!

Jordim dijo...

Lo mejor del cine español está enterrado muy hondo..

troncha dijo...

elprimerhombre, por supuesto que respeto tu opinión aunque no sea la mía. Creo que Delon está imponente en esa película, deberías darle otra oportunidad, verla en un día sosegado y tranquilo, verás como le sacas mucho mejor partido.

los burgomaestres, coincido en tu apreciación de Guardiola, fue toda una sorpresa, de tus recomendaciones por supuesto que als apunto algunas las he visto ya y aparecen por aquí y otras están pendientes pero todo llegará. aparte estoy leyendo un libro sobre este tipo de cine que te recomiendo, es un estudio fantástico, se titula "Brumas del franquismo".

jordim, que razón tienes y el problema es que con programas zafios como los del sabado por la tarde, lo entierran aun más.

Saludos...

Dirty Clothes producciones dijo...

La familia Rufianes se siente más rastrera que cuando el Gobierno ocultó la crisis, pero se ve obligada a mendigar tu voto no por ganar el concurso, si no al menos para poder estar entre los tres finalistas y que el jurado valore su humor gráfico en vista a en un futuro poder salir en su periódico. Son así de vanidosos…
Si te gusta el blog y les votas, te darán las gracias. Si no, que ya sabemos que estas hasta lo cojon… de los spam, critícalos e insúltalos que eso les pone mucho. Y es que los trapos sucios se lavan en casa , o lo que es lo mismo, dirty clothes clean at home 