[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 11 de julio de 2008

"The doors" de Oliver Stone

Cuando veo algún biopic de estos que tratan sobre la vida de alguna estrella del rock o algún grupo que tuvo mucha relevancia en su época me indigno un poco y está claro que es porque no puedo con los fanatismos exacerbados, soy un fiel defensor de que por supuesto la virtud está en el término medio, todo en exceso acaba volviéndose malo o dejando de tener el atractivo que le impregnaba inicialmente.

Pienso que este tipo de dioses paganos como es el caso que nos compete ahora mismo, Jim Morrison (Val Kilmer), son ejemplos claros de lo que describía en el anterior párrafo, personas que bajo la influencia de los estupefacientes o cualquier variedad de drogas se crean que están percibiendo una realidad social que a los demás les está vetada, pretendiéndose una especie de mesías modernos que vienen a iluminar al que está ciego de sabiduría.

Todo esto es ideal cuando en la sociedad se dan los elementos oportunos para la proliferación de uno de estos ídolos con pies de barro, en el caso del líder de The Doors, nos encontramos con una sociedad americana que está sumida en plena crisis de la guerra fría, John F. Kennedy ha sido asesinado y la presidencia la ocupa Nixon, y por si esto fuera poco la juventud está muy pendiente del conflicto de Vietnam, personas jóvenes con pocos valores y de mentes fácilmente maleables que se convertían en un caldo de cultivo totalmente favorable para que estos mitos proliferaran.

Entrando ya en la película, la verdad es que si al final de la misma analizamos fríamente la historia que nos cuenta Stone, vemos que poco añade a los retazos de la vida que más o menos podríamos conocer del cantante, se limita más a mostrarnos largas actuaciones que a ahondar en la vida o forma de ser del sujeto y por supuesto la forma en que se trata me parece de lo más hipócrita, ya que una persona que estaba todo el día puesto tan solo nos lo muestren como si fuera un alcohólico empedernido sin apreciar prácticamente como ingería LSD o peyote.

Otro de los temas que falla es el personaje de Pam (Meg Ryan) mal interpretado, pero bueno era de esperar al elegir la actriz que el realizador elije, la sensación de ingenua que da durante toda la película, no hay quien se la crea, ni siquiera nos la creemos cuando anda colgada, la relación que entabla con el protagonista parece que surge de la nada, no nos dan bases para la misma, simplemente nos exponen una admiración casi enfermiza por lo que Morrison escribe.

Por supuesto que a través de las imágenes que todo hay que decirlo están muy bien tratadas estéticamente, el director nos intenta transmitir la espiritualidad que pretendía el líder del grupo con las letras de sus canciones, a través de las imágenes de los chamanes indios en los momentos en los que alcanza el trance, según él místico, es esta idea la que mejor se transmite a través de la narración quizás la de veces que lo hace sea un poco reiterativa. Aquí les dejo mi cara que empiecen las tortas.

TRONCHA

8 comentarios:

Cinéfilo7 dijo...

He descubierto tu blog, y esta muy bien,
!felicidades!
me pasare por aqui mas a menudo.
saludos!!!

Jefe Dreyfus dijo...

que mal me cae Oliver Stone.. que manía le tengo!!


creo que se confunde usted de película fantástica, creo que la segunda parte de la que usted habla es la de "las crónicas de Narnia".. de la brújula dorada dudo que hagan segunda parte con la de dinero que llegaron a perder..

Jorge - cinenovedades dijo...

Particularmente me pareció en su momento una película correcta y punto. No estamos ante una obra maestra ni mucho menos, que quede bien claro.
Oliver Stone es un gran cineasta, pero ésta no es ni por lejos una de sus obras cumbres.
Buena reseña, Saludos!

Igor Von Slaughterstein dijo...

Tiene momentos muy buenos, pero opino que Morrison y su gran grupo, se merecía un trato mejor.

Saludos!!

Nelson, un habitante del patio dijo...

Jajaja...en mi condición de Fan de The Doors - Jim Morrison incluído- me inscribo , estimado Troncha, con un Tortazo... Ahí te va.
Constatar algunos hechos:
1) La música y el rock , por esas razones de la vida(nos guste o no) siempre han estado conectados de una forma bastante evidente. Para que vamos a hacer más teoría con este dato de la ecuación.
2) La trágica muerte , en situaciones asociadas a consumo de drogas , de emblemáticas figuras de esta corriente musical, constituye una expresión concreta de esta singular conexión.
3) De acuerdo a lo anterior, resulta evidente que toda biografía de estos "dioses paganos" incluirá , inevitablemente , una directa referencia a su relación con el consumo de drogas. Molestarse por ello , entonces, resulta casi irrisorio. Es como molestarse por que se habla de la locura de Van gogh, o por qué Asia es más grande que Australia.
4) Presley, Hendrix, Joplin, Morrison, Cobain y tantos otros, fueron , antes que nada, músicos y artistas vanguardistas , figuras llenas de talento. Hombres y mujeres de escenarios , antes que de jeringas. Su relación con la droga, aunque real, excesiva y mortal , constituye un aspecto más de sus vidas, sin duda relevante, pero de ninguna forma el más importante.
5) Para aquellos que gustan del rock -me incluyo- , sean de generaciones pasadas , presentes o futuras , lo central siempre será disfrutar de la música. Quedarse en aquello de las drogas y la discusión ética asociada, es de una simpleza que bordea la injusticia.

Saludos,

TRONCHA dijo...

Como puedes ver mi opinión es totlamente distinta, hay veces que la genialidad está reñida con el gusto, como pyuede ser mi caso.
Y lo del tema de las drogas critico como lo tratan en la pelicula, pienso que Stone se queda corto, como en muchas otras cosas.

Saludos...

Pablo dijo...

Hola amigo Troncha, acabo de llegar de las vacaciones, y lo primero que he hecho es darme una vuelta por los blogs, de mis amigos, para ver como tienen la "cosa". Y veo que todo en teoria sigue muy bien.
De "The Doors". Pués bueno, para mi, es una película aceptable, con una buena ambientación, y en donde la reconstrucción de los conciertos, son un punto a tener en cuenta. Y como anécdota, Val Kilmer, cantó todas las canciones sin ply-back. Excelente post, como siempre. Saludos!!!. Y volvemos a estar en contacto.
http://pablocine.blogia.com

Anónimo dijo...

En pocas palabras the doors era un grupo único y nunca vivirán ni la cuarta parte de lo que ellos vivieron y ni serás conocido como ellos eran conocidos sí tuvieras la opción de ser jim un sólo día tomarías esa opción sin pensarlo