[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

viernes, 4 de noviembre de 2011

"Big bad sis" de Chung Sun

Viendo algunos ejemplos de cine como este, en concreto de Hong Kong, nos damos cuenta que los años setenta no fueron demasiado distintos por aquellas latitudes. En honor a la verdad hay que decir que dicho país sufría el “protectorado” de Gran Bretaña, algo decisivo para su desarrollo. Por supuesto el cine no iba a ser menos y también sufre cierta occidentalización, este es uno de esos casos.

El contrapunto a todo esto lo pone la banda de turno que está plagada de personajes y personajillos que antes o después van a hacer la vida imposible a quien quiere abandonarles. El que quiere purgar sus culpas tendrá que jugarse el pellejo para poder librarse de la carga y la deuda contraída con los de dicha organización, en nuestro caso sería la hermana Ying (Ping Chen)

El caso es que durante aquella época y sobre todo con una intención totalmente dirigida a la taquilla, proliferaron los trabajos de acción. Sobre todo callejera, personas que por unas causas u otras se veían avocadas a converger en el lado oscuro de la ley. Gente que tenía siempre buenas intenciones con sus semejantes, pero que algo les impedía llevar a cabo sus venerables propósitos.

En ente caso la película de Chung Sun , gira en torno al mundo de las féminas, son ellas las verdaderas protagonistas del film, el hombre en general ocupa un papel secundario. Han decidido dejar de estar subyugadas y combatir si es necesario contra quien les oprimen, ya sean padres, novios o jefes. Con esta excusa de liberación femenina asistimos a las más variopintas situaciones, todas ellas encabezadas por la protagonista.

No se equivoquen y estas alturas del cuento vayan a pensar que estamos ante un film totalmente reivindicativo de la feminidad. Justo todo lo contrario. Se aprovecha esa especie de complacencia con la mujer para mostrarnos en momentos determinados los cuerpos desnudos de ellos, por supuesto para servir de aliciente a un público masculino. No deja de ser un curioso trabajo con un planteamiento un poco distinto pero que contiene todos los tipos y arquetipos de aquella época.

TRONCHA