[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

miércoles, 20 de julio de 2011

"Templario" de Jonathan English

Pues una vez más ante una película de las denominadas del montón o como otros muchos prefieren llamarlas, entretenidas. Mucha gente no pretende más del cine, pasar un buen rato y definí, pues si ustedes son de esos adelante, atrévanse con “Templario” que es su cine. Quizás estén en lo cierto y pasen un buen rato con ella, pero el que suscribe estas palabras se niega a ir a una sala y pagar el dineral que ello implica para llevarse un producto mediocre como este a casa.

Y es que lo que nos muestra “Templario” ya lo hemos visto unas cuantas veces más y de ello son totalmente conscientes sus “padres”, con lo cual han decidido atraernos hasta el film con los clásicos reclamos. Un trailer que derrocha energía y velocidad, un cartel bastante atractivo y cuidado en el que se refleja una frase legendaria ‘basada en hechos reales’, un concepto con una amplitud grandísima del que muchos abusan de una manera totalmente consciente.

El caso es que nos situamos ante la recuperación de Inglaterra por parte del rey Juan (Paul Giamatti), porque estos ingleses siempre han sido así, una isla que no se crean que es muy grande pero que siempre la han querido tener todos, los del norte, los del sur, los del centro, en fin. Hasta que un grupo de unos pocos deciden defender el castillo de Rochester punto clave del dominio del país. De ahí la famosa frase que muchos ponen en sus películas para dar base a lo que poca tiene, “basada en hechos reales”.

Los “reclutados” recuerdan de una forma muy vaga al reclutamiento de "Los siete samurais” (con todos mis respetos) y al de “Los siete magníficos” (también con todos mis respetos), quizás estoy cometiendo un sacrilegio porque tan solo lo recuerda en lo estructural del film para nada en lo coyuntural, sería un verdadero pecado asentirlo. A lo mejor su realizador era lo que pretendía, pero para nada lo consigue.

Lo que hace es que a la producción le imprime cierto tono gore, durante las batallas, a falta de historia o más bien ante la incapacidad de contarla para que nos enganche, llegando a verse salpicado de sangre y de miembros cercenados, casi hasta la cámara. Esa cámara, que como ya se ha convertido en habitual, no para de dar saltos de un lado a otro desenfocándose continuamente que es lo que ahora mola, para dar más energía a la imagen y que las escenas sean más vibrantes. Algo con lo que nunca estaré de acuerdo.

Se me olvidaba, debería haber hablado de la ridícula historia de amor, o más bien de las ganas de una de las jóvenes damas por la carne fresca y curtida, pero es que de verdad que no merece la pena. Esa especie de punto extremo donde quieren colocar al protagonista y que para nada llega a implicarnos o identificarnos su tesitura para elegir un lado u otro, más bien nos da igual con lo que se quede.

TRONCHA

1 comentario:

David C. dijo...

el otro día vi el trailer, bien llamativo.