[Inicio][Noticias] [Cine][Concursos] [Libros] [Relatos literarios]
[Listado de directores][Listado de escritores][Colecciones Novela Negra][Festivales de cine]

jueves, 28 de abril de 2011

"Thor" de Kenneth Branagh

Ni se ya la vez que lo comento pero sin ánimo de ser pesado expresar desde aquí que no soy un excelso conocedor del mundo del cómic, mis exiguos conocimientos se los debo a mi compañero de viaje Des, si ese que se deja ver tan poco por estos lares. El caso es que este particular desconocimiento a veces es bueno y otras no tanto, por ejemplo en el caso de “Watchmen” (2009) fue totalmente positivo y acabé descubriendo un producto grande y soberbio. En el caso que nos ocupa o sea “Thor” anticipo que los derroteros han tomado un sentido totalmente distinto al de la obra de Zack Snyder.

Desde hace ya un tiempo llevo denunciando con mi mínima y modesta opinión que no me gusta el rumbo que toma el cine de nuestros días, procurando ante todo y sobre todo llenar las arcas en detrimento de otros aspectos que a mí me resultan más valiosos. Thor es un ejemplo más de esta corriente, en mi caso la versión vista fue en 3D con lo cual aun más puedo corroborar que el espectáculo se antepone a todos los aspectos básicos del cine en general y sobre todo al de la narrativa; solo interesa lo que la imagen nos regala lo que la retina ve, no o que el cerebro puede retener.

Ante esta perspectiva tan poco alentadora, recurrí a mi consejero y solicité una exhaustiva aclaración de lo que realmente implicaba el personaje de Thor, del que yo había tenido una idea como muy mitológica y perteneciente al paraíso donde deambulan los dioses. Además había escuchado que era un cómic de lo más shakesperiano, si se me permite el término y con Kenneth Branagh al frente el caso es que prometía, claro está que si están dispuestos a ir a verla les advierto que no esperen nada de esto.

Los personajes están más preocupados de su aspecto físico que de su naturaleza mítica, interesa más ver a un Thor (Chris Hemsworth) con camiseta y vaqueros, cuya foto irá a parar a facebook, que al gran guerrero capaz solo él de empuñar el martillo forjado por los enanos. Parece no interesar la historia que conlleva detrás todo esto, una narración de hace miles de años de dioses y monstruos en eterna lucha y constante conflicto por dominar el universo. Esto implica que no nos creamos ninguno de los personajes porque lo único que ha interesado es hacer es un espectáculo visual y no una película.

Aunque incluso en el apartado del espectáculo visual tengo mis dudas encontrando defectos a cada paso y haciendo muy exagerado el abuso del ordenador para todo. Se ha excedido la orientación del film hacia el nuevo sistema 3D que dicho sea de paso y que en mi opinión todavía deja bastante que desear y del que los expertos tendrán que afinar mas en el futuro. Se abusa de los planos generales y cuando uno está trabajando en esa dimensión la verdad es que el avance tecnológico es inapreciable, asemejando la imagen a aquellos teatrillos de papel que iban como por capas y con los que jugábamos cuando éramos infantes

Poco o nada queda por destacar, teniendo en cuenta que la historia debería estar basada en los cómics ya existentes, los errores son múltiples, incluso incluyendo nuevos personajes y cambiando otros. Nada resulta apetecible en este trabajo de un nivel muy bajo y que está totalmente dirigido a una adolescencia poco exigente. Lo que deberían haber olvidado los que están al frente del proyecto es que los que leyeron el cómic en su día ahora están casados y con hijos, esos serán los que más se sientan decepcionados.


TRONCHA

3 comentarios:

faustoea dijo...

Partiré del hecho de que, para ser francos, todavía no he visto la película. Asunto que zanjo hoy mismo, ya que es un personaje de la 'factoría Marvel' que siempre me atrajo, por los tintes y alusiones mitológicas implícitas que posee.

Aunque me ha gustado tu comentario sobre la película, y estando también de acuerdo con algunas de tus opiniones sobre 'el rumbo del cine actual', pienso que hay dos puntos de los que partes que, de por sí, son erróneos y no comparto.

El primero, cuando comparas la adaptación de un cómic como 'Watchmen' con el de 'Thor'. Watchmen es un cómic atípico en el que, justamente, se aborda el tema de los superhéroes, bajo un prisma ajeno al planteamiento habitual de los superhéroes con poderes, propios de los sellos DC y Márvel. El guionista, Alan Moore, trama una historia madura, adulta, humana y realista dentro de lo que es posible hacerlo, plagada de matices y niveles de lectura, con una gran carga de crítica social.

Thor es Thor, simplemente. Mucho más encarado a la acción y el entretenimiento, donde lo interesante, si se quiere, es esa dualidad entre el dios y el hombre. ¿Si consigue plasmarlo el filme?, lo ignoro. Ya lo comentaré, si cabe.

El otro error de bulto es plantear el problema del 3D. Ciertamente, es una tecnología por desarrollar que, prematuramente, está aplicándose a diestro y siniestro con resultados más que desacertados. De hecho, por mi experiencia, diría que ver una película en 3D, hoy día, es un gran error. Por lo general, estropea el visionado. Tal es así, que particularmente me ha fastidiado varias películas que sin este 'filtro' estoy convencido hubiera disfrutado más; tipo 'Alicia..' de Tim Burton, o el remake de 'Furia de Titanes'.

Sin embargo, siempre tienes la posibilidad de ver una película sin el, con frecuencia, 'fastidioso' 3D de por medio, que acaba condicionando tu opinión. Iré a ver Thor sin esa rémora añadida, naturalmente. En definitiva, al margen de calidad de un filme, no es lo mismo ver una película con o sin 3D. Mejor lo último.

Tal vez ahora, muchos comprendan porque James Cameron tardó tantos años en filmar una película, Avatar, que requirió 'inventar' la tecnología de la nada; tecnología que las películas que hoy día ofrecen 3D no tienen. Otro tema será si te gusto el argumento/plantemiento. La excelencia de la realización es incuestionable.

Avatar es, hoy, tal vez la única película que nació para verse, de principio a fin, en 3D. No ha habido más. Y la gente sigue insistiendo, y dejando que les 'vendan la moto' (productoras y distribuidoras)

Otros filmes de superhéroes que vale la pena ver, en mi opinión, y que te recomiendo, son las dos entregas de Batman (de Christopher Nolan), la primera de Iron Man, alguna de 'Spiderman' y, para mi gusto, la adaptación de 'Elektra'. Todas ellas satisfacerán, creo yo, las necesidades de calidad y profundidad de personajes que anhelas.

Saludos.

Jeane - ropa de ciclismo dijo...

Cuando yo era una mañaca de 11 años, me gustaba leer los comics de Marvel que por aquel entonces valían 25 pesetas.
Thor era uno de ellos, junto con Hulk (La Masa), Spiderman, Capitán Amética y tantos otros.
Yo tampoco he visto la película, pero si hago memoria de todos los remakes y versiones que se han hecho de heroes y heroínas, me temo que la veré por televisión dentro de unos años, y sin demasiado interés por perdérmela.
Espero equivocarme.

Ion dijo...

Mala, mala, malisima
Una de las peores de superheroes que he visto y mira que he vista ya unas cuantas

para no volver a verla nunca mas